El Camino de Santiago con niños Imprimir

Camino-Santiago-Portugues-Rodalabola

Este verano sí que sí. Dicen que el Camino te llama y a mí me lleva llamando mucho tiempo. Por fin, en agosto de 2019 he hecho el Camino de Santiago con mi hijo. Si estáis pensando hacer el Camino de Santiago con niños seguid leyendo, pues quizá, llegado el momento, mi relato os ayude a organizaros. Si ya lo habéis hecho pero sois de esos peregrinos que quedan eternamente atrapados por el Camino, leed también, que seguro que lo que voy a contar hará aflorar muchos de vuestros buenos recuerdos.

Lo mejor del Camino de Santiago con niños

Quizá debería dejarlo para el final, pero voy a hacer un pequeño spoiler. Si me preguntáis qué ha sido lo mejor del Camino os diré que la compañía. Haberlo hecho con mi hijo ha sido especial. Me hace sentirme orgullosa y más que satisfecha. Como siempre, me ha dado importantes lecciones. 24 horas juntos, día tras día. Hablando, riendo, disfrutando... 

Dicen que a los hijos, además de buenos hábitos, hay que dejarles buenos recuerdos. Pues bien, con este viaje espero haber dejado en su memoria un recuerdo entrañable para siempre. Una batallita de esas que contar con mucho amor cuando sea mayor. Yo, que ya soy mayor, os aseguro que puedo contarla con todo el amor del mundo.

En segundo lugar, ha sido mágico dar con un montón de personas bien interesantes. En el Camino confluyen distintas culturas, costumbres, idiomas y diversas historias y motivaciones. Y eso hace del Camino una experiencia fantástica y enriquecedora, tanto para los niños como para los mayores.

Camino-Santiago-Portugues-Rodalabola.2

 

Cómo hacer el Camino fácil para familias

Nos dijeron que en agosto el Camino Francés estaba muy transitado. Demasiado. Y por miedo a ser parte más de una romería que de una peregrinación, elegimos el Portugués.

Para conseguir la Compostela es necesario hacer un mínimo de 100 km. andando o 200 en bici.

Nuestro periplo, pedestre, empezó en Tui, a 118 km. de Santiago. Llegamos a Vigo en avión. Nos trasladamos en bus a la estación de autobuses de la ciudad. Y de ahí fuimos a Tui en otro bus.

A mi entender, el Camino Portugués no es una opción complicada para hacer con niños de 10 años para arriba. Las etapas "oficiales" son seis. No son duras a excepción de alguna que otra cuesta que, aunque pica un poco, al final acaba siendo llevadera. Y os lo digo yo, que llevo una racha mucho más sedentaria de lo que me gustaría y que apenas entrené para darlo todo en el Camino.

A lo largo del recorrido vimos varias familias con niños de todas las edades. Los más pequeños iban en mochilas porta niños cargadas a la espalda por sus padres. Los más mayorcitos iban hablando entre ellos, jugando, subiendo y bajando... Estoy convencida de que el secreto para que los niños finalicen las etapas o recorran la mayor parte de ellas sin apenas enterarse del cansancio, es yendo en grupo con más peregrinos de su edad.

Conocimos a una familia alicantina que llevaba coche escoba. En él iban los más pequeños y en algún punto de cada etapa, normalmente bien avanzado, se unían al resto de la familia.

Otra opción interesante es conseguir en los alojamientos el teléfono de los taxistas que operan a lo largo del Camino para, en caso de que la cosa se ponga complicada, echar mano de ellos y dejar la Compostela para otra ocasión. Nunca hay que olvidar que el objetivo es que todos disfrutéis.

En mi opinión, la mejor forma de hacer el Camino de Santiago con niños y que ellos se pateen todos y cada uno de los km., siempre que tengáis días y presupuesto suficientes, es dividir las etapas "oficiales". Pensad que no hay una manera única de hacerlo. Cada uno se lo organiza como quiere y puede. Según sus circunstancias. Y con niños -y sin ellos también- lo mejor es hacerlo de la manera más fácil y cómoda posible. A continuación os diré dónde encontrar sitios para dormir antes de llegar al final de cada etapa oficial, información fundamental para dividir el Camino según vuestras necesidades.

Como ya he dicho, yo hice el Camino sola con mi hijo, un preadolescente a quien estoy segura que le pudo más la motivación que la fuerza de la edad para acabar cada una de las seis etapas con una sonrisa de oreja a oreja y con buen humor.

 

Camino-Santiago-Portugues-Rodalabola-3


Dónde encontrar información del Camino de Santiago

Por algún sitio hay que empezar. Nosotros lo hicimos informándonos aquí:

Asociación Amigos del Camino de Santiago en Valencia. Es una asociación compuesta por voluntarios que informan y resuelven dudas fantásticamente bien. No abren todos los días. Allí encontraréis guías y os facilitarán la credencial del peregrino que tenéis que ir sellando para obtener vuestra Compostela. Como mínimo, debéis lograr dos sellos cada día, siendo uno de ellos de donde os alojéis.

Guía Eroski.

Guía Gronze. Nuestra favorita. Mención aparte merece su apartado Al loro, donde encontraréis información y advertencias muy interesantes de cada etapa.

Grupo de Facebook Camino de Santiago.

App del Camino de Santiago. Nosotros no la usamos, pero muchos de los peregrinos que conocimos la llevaban instalada en el móvil.

En las dos guías, Eroski y Gronze, encontraréis info del recorrido, kms., etapas, perfil del trayecto -para que vayáis prevenidos de las cuestas- y, muy importante, en qué puntos a lo largo de cada etapa hay bares y alojamientos.

En cuanto a los bares, fijaos bien si están en el camino o tenéis que desviaros, porque en algunos momentos, sobre todo yendo con niños, no hay ni fuerzas ni ganas de dar un paso que no vaya en dirección al final de la etapa :)

En cuanto a los alojamientos, como ya os indicábamos, encontraréis información de dónde dormir en distintos puntos dentro de cada etapa.

 

Camino-santiago-portugues-rodalabola-4

 

Empresas de transporte de mochilas

Porque nuestra intención era disfrutar sin machacarnos y porque era nuestro primer Camino, un par de días antes de empezar a andar contratamos a una empresa de transporte de equipaje para que nos llevara de alojamiento en alojamiento la maleta con la que viajamos. Mi hijo y yo cargábamos cada día con una mochila cada uno que probablemente no pesaría mucho más allá de uno o dos kilos, entre agua, algo para comer y la ropa que nos íbamos quitando a medida que avanzaba la mañana y el sol empezaba a calentar.

Nos informamos del traslado de equipajes en Correos y Tuitrans, y finalmente nos decidimos por esta última, a pesar de ser 1 euro más cara por día. ¿Por qué? Pues por nada en especial, la verdad. Quizá porque el trato nos parecía más personal, más de tú a tú. En realidad, ambas son válidas. Una amiga hizo con su hijo el mismo camino que nosotros unos días después y contrató el servicio de Correos. Está igual de contenta que nosotros.

 

Expectativa: madrugar mucho. Realidad: Zzz...

Mi idea inicial era comenzar a andar cada día alrededor de las 7 o 7:30 de la mañana. Pero esto solo lo cumplimos el último día. En mi defensa diré que tanto mi hijo como yo somos bastante madrugadores, pero él comenzó el Camino pachucho, por lo que primé el descanso a llegar pronto al destino de cada día. 

Lo normal era que saliéramos entre las 8:30 y las 9. Si repetimos la experiencia y los virus no nos acompañan, corregiremos esto. El Portugués es un camino con mucho asfalto. Mucha carretera y mucho núcleo urbano sin apenas sombra, por lo que cuanto más tarde se empieza, más horas de sol se come uno y más tarde y más cansado llega. Todo esto, además, hace que quede poco tiempo para descansar, para lavar la ropa y para dedicar tiempo a ver el pueblo en el que finaliza cada etapa.

 

Camino-Santiago-conninos-rodalabola

 

Etapas y caminos alternativos (complementarios)

Nosotros hicimos las etapas "oficiales". Las que se encuentran en la guía Eroski, en Gronze y en la guía en papel que nos dieron en la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Valencia. 

Hicimos Tui - O Porriño - Redondela - Pontevedra - Caldas de Reis - Padrón - Santiago de Compostela.

En Gronze, la primera etapa que aparece es de Tui a Redondela. Pero 31 km. de "tacá" no lo recomiendo para hacer con niños. De hecho, nosotros hicimos noche en O Porriño, como establece Eroski.

De todas, la etapa más larga es la última. De Padrón a Santiago hay 25 km. Pero entremedias hay pueblitos con alojamientos para poder hacer este trayecto en dos veces. Como os decía más arriba, podéis dividir esta y todas las etapas que queráis.

Cuando busquéis información veréis que está el Camino "oficial", que hay tramos alternativos y que hay una variante espiritual. Ante tal variedad, me preocupaba equivocarme y hacer kilómetros de más por perdernos y tener que andar mucho más de lo previsto. Iba con un niño -aunque mayor- y no me apetecían sorpresas de este tipo. Pero tranquilidad. Está todo muy bien indicado. Al menos en el Camino "oficial".

Hablemos de los caminos alternativos. Complementarios los llaman y con este nombre aparecen indicados en los mojones. No se dan en todas las etapas. El objetivo es evitar aquellos tramos menos atractivos en favor de rutas más boscosasLo que no nos gustó es que en ellos no se indican los kilómetros que vas haciendo, por lo que se va a ciegas.

  • El primero que cogimos fue en el trayecto de Tui a O Porriño para evitar el tramo que discurre por el que dicen que es el polígono industrial más grande de Galicia. En algún sitio vi que esta opción es 2 km. más larga que la original. En la guía Gronze, por ejemplo, se indica que la distancia es más o menos la misma. No sabría deciros. Lo que sí que os digo es que cojáis la ruta alternativa, pues os permitirá disfrutar de campo y bosque en una etapa excesivamente urbana.
  • El segundo, fue de Redondela a Pontevedra, para evitar entrar en la ciudad por la carretera. Probablemente este camino complementario sea más largo que el oficial, pero es un tramo muy, muy chulo, con mucha vegetación, que discurre junto al río Gafo. Un descansito en algún punto de fácil acceso al río para mojarse los pies puede hacer más llevadero el final de esta etapa para los niños. ¡Y para los mayores, también!
  • El tercer camino complementario que encontramos fue para entrar a Santiago. Esta alternativa ampliaba el trayecto en algo más de 1 km. Pero el destino estaba ya cerca y llevabámos ya muchos km. encima como para alargarlo más, por lo que avanzamos por la senda oficial. Asfalto y solazo. ¡Pero ya no quedaba nada!

Camino-Santiago-Portugues-Rodalabola-5

 

Dónde dormir con niños en el Camino Portugués

Salimos de casa con todos los alojamientos reservados. En agosto y con niños considero arriesgado ir a la aventura. Sabiendo dónde se duerme cada noche permite relajarse y disfrutar del Camino sin el runrún de llegar pronto para no quedarse sin cama. Esto puede ocurrir en los albergues públicos y, como digo, fundamentalmente en época estival. Nosotros, de todos modos, preferimos hotelitos, pensiones y albergues privados donde tener nuestra propia habitación, con baño compartido o no. Solo dormimos en un albergue donde compartimos espacio con 14 personas más. Más abajo detallo dónde nos fuimos alojando -y los sitios que os recomendamos para comer o cenar-. Tengo que decir que en todos los sitios dormimos fabulosamente bien. ¿Sería por el cansancio? Pues quizá, pero las comodidad de las camas seguro que también contribuyó :) 

Vaya por delante que no tengo más relación con los establecimientos que voy a indicar que la de haberme alojado durante nuestro viaje a Galicia. En todos el trato ha sido muy bueno, estaban limpios y me parecen recomendables. Tuve suerte de dar con ellos, pues reservé como 15 o 20 días antes de salir. De hecho, nosotros nos llevamos las últimas habitaciones en algunos de ellos.

¡Por cierto! En todos había toallas, sábanas y mantas o nórdicos, por lo que ni nos llevamos saco de dormir ni toallas de baño. Solo cogimos toallas de microfibra por si se terciaba algún chapuzón imprevisto.

Algo que me ha llamado la atención es que en aquellos alojamientos en los que compartíamos baño mi sensación siempre fue que no había ni duchas ni inodoros suficientes para las pesonas que éramos, pero curiosamente nunca sufrimos colas, al menos ninguna que durara mucho más allá de 5 minutos.

Y ahí va una recomendación muy personal: si eres de los que no se despiertan así les caiga una bomba nuclear encima, puedes pasar de este párrafo. Pero si no es así y vas con niños, siempre que puedas evita compartir cama con ellos. En el Camino el cansancio se acumula. Descansar bien y lo suficiente es muy importante. Dormir con nuestros peques mola mucho, pero no es la mejor idea en este caso. ¿Me pillas?

 

Santiago de compostela con ninos alameda roda la bola

Os cuento dónde dormimos:

Tui

O Porriño

  • Pensión Mosende. ¡Nos encantó! Está a 5 km. de O Porriño, pero su propietario nos recogió en O Porriño y nos dejó al día siguiente en el mismo sitio para retomar el camino. Habitación doble con baño en la habitación.

Redondela

  • Albergue Alfonso XII. Con espacio destinado a albergue y con habitaciones particulares. Nosotros dorminos en una de ellas, con baño compartido. En este albergue conocimos interesantes peregrinos. Un matrimonio polaco de sonrisa infinita y una mami checa que estaba haciendo el camino con tres niñas. La mayor de 12 años. Cada una cargaba su mochila con sus bártulos. Esta mami había optado por dividir cada etapa para suavizar la experiencia.

Pontevedra

  • Acolá Hostel. Es el único albergue en el que hemos compartido habitación con más personas. Sinceramente, íbamos con reticencias. Siempre que hemos compartido habitación lo hemos hecho con amigos. Pero una mami amiga del cole de mi hijo, enganchada al camino como nadie, me recomendó que durmiéramos en el algún albergue porque "forma parte de la experiencia del camino". ¡Buena recomendación! Y más en Acolá. Se trata de un albergue privado, por lo que pudimos hacer la reserva previamente. En cada litera hay una cortina, una lamparita y un enchufe, con lo que se consigue una alta sensación de intimidad. El desayuno está incluido en el precio y además, al día siguiente te dejan preparada una bolsita con medio sandwich, un zumo, un yogur y una pieza de fruta. ¡Fantástico detalle!

Caldas de Reis

  • Estrella Do Camiño. ¡Sitio ideal! Dormimos en una habitación doble súper espaciosa con baño grandísimo también. Con secador, lavadero en el baño e incluso ¡pasta de dientes! No faltaba detalle. Al llegar nos obsequiaron con una botellita de agua y una bolsita con el desayuno del día siguiente: colacao, un bollo, un zumo, fruta, mermelada... ¡Totalmente recomendable!

Padrón 

  • Hotel Chef Rivera. Hotelito muy agradable. Sirven desayunos desde muy pronto para poder empezar la última etapa cuanto antes.

Santiago de Compostela 

  • Casa de María. En esta súper céntrica casa dormimos dos días. ¡Nos lo habíamos ganado! Estuvimos en una habitación doble con baño privado. La ubicación, innmejorable. Aunque tenía cocinita -como todos los demás a excepción del hotel-, dado que justo delante teníamos una cafetería y que estábamos a un minuto de un montón de sitios ricos, ricos para comer, no hicimos uso de ella más que para guardar fruta en la nevera.

 

Dónde comer y qué hacer con niños en el Camino Portugués

Las cosas para hacer y los sitios que más nos gustaron:

Tui

  • No podéis perderos el Puente Internacional y cruzarlo para pasar a Valença do Minho, ¡Portugal! ¡Qué paseo más chulo hasta el puente! ¡Qué bonitos paisajes con el Miño siempre al lado! ¡Y qué divertido buscar en el puente el punto exacto que separa ambos países! ¡Alucinante para los niños tener un pie en España y otro en Portugal! 

Camino-santiago-conninos-tui-rodalabola

Redondela

  • Si vais en verano, podéis pasar una estupenda tarde de playa. Para ello, cogéis el trenecito turístico, que además os contará la historia de este lugar y desde el que disfrutaréis de bonitas vistas. Llega hasta la playa, donde podéis permanecer hasta coger el siguiente tren que os llevará de vuelta.

Pontevedra

  • Nos encantaron las empanadas de Acuña. Las hay de infinitos tipos: de pollo con champiñones, de cerdo adobado, de chocos... Tanto nos gustaron que compramos tres trozos que nos sirvieron de avituallamiento en la etapa del día siguiente.
  • Preciosa ciudad por la que callejear sí o sí.

Caldas de Reis

  • Tenéis que ir a O Muiño. ¡Qué berberechos! ¡Qué sardinas! Ufff... ¡Se me hace la boca agua de recordarlo!
  • Como plan en Caldas os recomiendo la piscina termal del Balneario Acuña. No tengo ni idea de si tiene algo que ver con las empanadas de Pontevedra. Lo que sé es que repetiría ambas cosas. Piscina de agua calentita, a 32 grados, reparadora después de varias etapas. ¡Un gustazo! Y para los niños perfecta, porque no deja de ser una piscina. Eso sí, llevaos ropa para cambiaros luego y toalla para secaros bien, pues al salir se nota un fresquete bueno, bueno.

Padrón

  • Es un pecado no comer sus pimientos -ojo, que alguno pica y mucho- y el raxo con patatas.
  • En esta localidad podéis conseguir la Pedronía. Una credencial distinta a la Compostela que os facilitarán tras haber conseguido el sello de la iglesia parroquial de Santiago de Padrón.

Santiago de Compostela

  • Tenéis que dejaros caer por el Bar Coruña. Zamburiñas espectaculares, navajas riquísimas, tortilla de patata cuajada al gusto del consumidor... ¡Buenísimo! A la hora del aperitivo en muchos establecimientos las consumiciones se acompañan de tapas. ¡El Bar Coruña es uno de ellos! 
  • ¿Qué hacer en Santiago? ¡Infinidad de cosas! Cuando anochece hay que ir a ver la misteriosa sombra del peregrino que aparece junto a la Catedral, en la Plaza de la Quintana. Recorrer las calles es fantástico. Una visita guiada que a nosotros nos gustó mucho fue la de la Casa de la Troya, que en su momento fue una residencia de estudiantes. Os recomendamos también pasear hasta la Colegiata del Sar, cuyas columnas están inclinadas. Todo esto sin olvidar la Alameda. ¡Ah! Llevad siempre encima vuetras credenciales para demostrar que sois peregrinos, pues en algunos lugares os harán descuento por ello.

Camino-Santiago-Peregrino-Rodalabola

  

¡Santiago de Compostela, por fin!

¡Qué emoción cuando, desde la Rua do Franco, vi la parte alta de la Catedral de Santiago! Pero emoción, emoción. Esa de llorar a moco tendido. Llegamos a la plaza del Obradoiro y abracé a mi hijo. ¡Habíamos llegado! 

Después de hacernos fotos, de abrazarnos, de avisar a la familia de que habíamos llegado a nuestro destino, de empaparnos del ambiente, de sentarnos en el suelo a descansar..., nos fuimos a por nuestra Compostela. Se recoge en la Oficina del Peregrino, muy cerquita de la Catedral. Una vez allí, se coge turno. El tíquet lleva un código QR que permite seguir el avance de los números sin estar presencialmente en la oficina, por lo que, si como nos pasó a nosotros, se tiene el número tropecientos, se puede ir a comer, a abrazar al santo -atención, grandes colas en agosto-, al alojamiento a ducharse... y volver a tiempo de recoger la Compostela. 

Recientemente hemos leído en el grupo de Facebook Camino de Santiago que a los menores de 8 años no se les expide la Compostela. Como no fue nuestro caso, ambos salimos de la oficina con nuestra acreditación, así es que de primera mano no os lo puedo asegurar, por lo que si vais a hacer el Camino con menores 8 años, llamad a la Oficina del Peregrino e informaos. En caso de que sea así y no se la den, nuestra recomendación es que hagáis el camino igualmente. Lo bonito es la experiencia y, además, los niños tienen así excusa para volver a partir de los 8 años a por su documento.

La Compostela es gratuita, pero si pedís el documento personalizado cuesta 3 euros por persona. Yo tengo el mío, en el que aparecen juntos los nombres y apellidos de los dos. A la salida os ofrecerán un tubo para guardar la Compostela. Cuesta dos euros. Si lo comprasteis para guardar la Pedronía no hace falta que os hagáis con otro.

Como nos quedamos dos noches en Santiago y dada la cola que había para abrazar al santo, decidimos dejar para el día siguiente esta visita obligada para todo peregrino. Y así lo hicimos. A las 9:30h. ya había cola, pero nada que ver con la del día anterior. Mientras esperábamos nuestro turno coincidimos con peregrinos que habíamos conocido durante el camino y con otros que no, ya experimentados, que nos contaron interesantes historias de los caminos que habían hecho.

Al día siguiente tocaba regresar. La vuelta la hicimos en tren: de Santiago a Madrid, y una vez allí cogimos el AVE para llegar a Valencia.

 

Camino-Santiago-Portugues-rodalabola-6

 

Observaciones finales

Como ya he dicho, cada cual hace el Camino a su manera, pero no hay que perder de vista que aunque se trata de una experiencia personal e incluso intimista en algunas ocasiones, tiene mucho de colectivo, y si vais con niños, también de ejemplo para ellos. Ahí van algunas de mis reflexiones una vez finalizado mi primer Camino. Desde luego que las tendré en cuenta para los siguientes, pues seguro que así lograré que todo fluya mejor todavía, para mí, para quien me acompañe y para el resto de peregrinos: 

  • En el Camino encontraréis mil y un lugares idílicos en los que fotografiar a vuestros hijos. Tengo que reconocer que yo hice un importante trabajo de contención para no sacar el móvil cada 10 minutos. ¡Imaginaos lo que hubiera sido un recorrido de 5 horas parando a mi hijo cada dos por tres para que posara! Se hubiera hecho eterrrrno y aburrido. Decidí disfrutar del Camino sin una pantalla de por medio. Sin más filtro que mis ojos. Por supuesto que hice fotos, claro está. Pero las justas (aún así a mi hijo, en ocasiones, le parecieron muchas). Cada vez vemos más normal registrar cada segundo que vivimos. Y no, no es necesario. Ni recomendable. Ahora más que nunca me he dado cuenta de que abusar de las fotos es un obstáculo para disfrutar, vivir y experimentar cada momento con los cinco sentidos. 
  • No dejéis más huella que la que dejen vuestras zapatillas en el Camino. En la mayoría de localidades que atraveséis, por pequeñas que sean, os toparéis con papeleras y contenedores. 
  • Casi todas las noches, al final de la jornada, cuando preparaba la mochila para el día siguiente, tiraba algún plano a la basura. ¿Cuánto lo había utilizado? ¿Dos, tres horas como mucho? ¡Ahí sí que es útil hacer fotos! A la próxima, trataré de descargarme los planos en el móvil y si no es posible, les haré fotos a los de papel 

Camino de santiago con ninos catedral roda la bola

 

Para acabar

Ya en Santiago mi hijo me dijo: "mami, estoy orgulloso de lo que hemos hecho. ¡Hemos recorrido 118 km. andando!". Yo también me sentí orgullosa, por lo que habíamos hecho y por sus palabras que valoraban y reconocían nuestro esfuerzo. Son muchas las personas que lo hacen, de todas partes del mundo y empezando desde mucho más lejos. Pero se trataba de nosotros. Lo habíamos hecho, juntos, mano a mano y la experiencia había sido fantástica. No puedo decir más. Vividlo. ¡Buen camino!

 

Agosto de 2019